"El color es en general un medio para ejercer una influencia directa sobre el alma. El ojo es el martillo templador. El alma es un piano con muchas cuerdas. El artista es la mano que, mediante una tecla determinada, hace vibrar el alma humana" Wassily Kandinsky

viernes, 30 de mayo de 2014

¿Mundamos el cambio?...no, no... quiero decir... palabramos los cambios?... ¿palabramos con juegos?... o con palabros?... o con-jugamos? o... nos trabucamos y lo pasamos bien.



 La TRABUCACIÓN consiste en intercambiar dos palabras o sus lexemas (o parte de la palabra que contiene el significado) para lograr un efecto sorprendente. Por lo absurdo de sus contenidos cae dentro de lo conocido también por nonsesne, ‘sin sentido’.

He aquí dos ejemplos:

"Asómate a esa vergüenza,
cara de poca ventana
y dame un poco de sed,
que me estoy muriendo de agua".
(Popular castellano)

En el siguiente juego... se sustantivizan los verbos y se verbalizan los sustantivos?... qué lío..!

LA SERENATA

"Ahora que los ladros perran,
ahora que los cantos gallan,
ahora que, albando la toca,
las altas suenan campanan,
y que los rebuznos burran,
y que los gorjeos pájaran,
y que los silbos serenan,
y que los gruños marranan,
y que la aurorada rosa
los extensos doros campa...
tengo los tiesos tan dedos
que hasta los tiemblos me piernan".
(Copla trastocada por Agustín Aguilar).

La falta de rigor

Según los verbos, los almaceneros almacenan, los pintores pintan, los abogados abogan, los asesinos asesinan, los cantores cantan, los amantes aman y los vivos viven. Sin embargo, los niños no niñan, ni los ladrones ladran. Y los muertos no mueren.
(Inevitable reflexión ante los verbos que no verban)
Poemas plagiados. Esteban Peicovich

Dicen que no plantan, ni fuentean, ni pájaran los hablos,
ni rumorean con sus ondas, ni con su astro los brillos:
lo ciertan, pero no es digo, pues yo siempre cuando pasan
de mí murmuro y exclamo:
-Ahí va la sueño, locando…..

Trabucación de un fragmento de Dicen que no hablan las plantas de Rosalía de Castro.

Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros, // ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros: // lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso // de mí murmuran y exclaman: // -Ahí va la loca, soñando…

No hay comentarios:

Publicar un comentario